Hasta que convencí a la perrita de mi vecina de tener una noche de buen sexo en un trio para devorar ese chochito.

Que difícil fue convencerla al principio, pero sus deseos de tener 2 vergas al mismo tiempo dentro de ella no la dejaron pensarlo dos veces, así que entre un amiga y yo nos comimos ese coñito peludito que nos tenia locos desde hace tiempo, apenas se dio la oportunidad no la desperdiciamos y es que lo que nos contaron de ella es muy cierto, que rica mamadas da esta zorrita que no pierde el ritmo a pesar de que le den por ese chocho bien duro al mismo tiempo.

Vídeos porno relacionados