No hay nada mas placentero que disfrutar de una buena mamada, así como las que me da la perrita de mi vecina ecuatoriana, toda una traga pollas.

No hay momento mas feliz para mi, que cuando me quedo solo en casa, mi padres se fueron de vacaciones y quede sólito todo el fin de semana, aparte de no hacer nada durante el fin de semana, tengo la oportunidad de invitar a la casa a la perrita de mi vecina, una hermosa chica ecuatoriana que hace tiempo que se mudo a la urbanización, es que es toda una zorrita traga vergas con la que mantengo una buena relación, desde que llego sabia que tenia que meterle y así fue, pero el momento que mas disfruto es cuando la muy perra me satisface con una de esas mamadas que solo ella sabe dar, es que la muy perra si que sabe utilizar su lengua, aparte de tirarme esas miradas mientas lo mama, que te ponen bien duro, si que sabe como satisfacer a un hombre.

Vídeos porno relacionados