Partiendole esa cuca a la zorrita de mi vecina, en la habitación de su casa para matar las ganas que nos teníamos.

Cuando una chica esta con un queso por follar que ya es demasiado descarado inclusive delante de los demas, toca cantarle las cosas de una y hablarle claro de que es lo que quiere, todo con el fin de matar esas ganas, asi me pasa con la zorrita de mi vecina, toda una traga vergas y adicta al sexo, tenia rato que se me insinuaba y yo solo la dejaba con las ganas, hasta que me decidí y le cante las cosas, eso fue hablandp y de una a hacer la visita, paramos en su habitación y la folle con todo hasta el fondo de su rico coño, para satisfacer ese chocho y dejarlo llenito de leche, cogiendo fuertemente colocandola en cuatro patas como la propia perrita que es, de seguro que la visitare mas seguido ahora, para repetir la dosis de leche en esa cuca.

Vídeos porno relacionados