Reventándole todo el culo a mi esposa, después de 25 años de casados es lo más morboso que hemos hecho juntos

Mi esposa le encanta el sexo, pero cuando se trata de sexo anal se opone un poco pues dice que no aguanta una verga tan grande por su lindo culo. Al final siempre cede y me deja entrar a su agujero misterioso y delicioso, yo me lo disfruto aunque ella coloque cara de dolor, pues en el fondo se que se lo disfruta más que yo, me dice que es una sensación de dolor y excitación que nadie puede controlar.

Vídeos porno relacionados